fbpx

En forma después del verano.

En forma después del verano.
agosto 28, 2018 EsteticaPilo
In Blog

De vuelta a la oficina tras la alegría y la despreocupación del verano, nos acordamos no sólo de nuestras vacaciones, sino de los excesos que hemos cometido con la comida y la bebida. No hay que desesperarse, ponerse en forma es fácil si lo haces con diversión y, sobre todo, poco a poco.

1) Hacer deporte pero no en exceso
Decidir ponerse a correr como locos para perder los kilos acumulados y volver a sentir los músculos puede ser una decisión ambiciosa a la par que arriesgada: tras los primeros cinco minutos es probable que se pierda la respiración y, también, las ganas. Por ello, es mejor comenzar de un modo más suave, caminando diariamente media hora a paso rápido.

Septiembre es el mejor momento para comenzar una actividad que te apasiona. Si te apetece bailar, puedes apuntarte a una escuela de danza; si prefieres algo más relajado, que te ayude a recuperarte psicológicamente del final de las vacaciones, el pilates y el yoga son las mejores opciones.
Para mantener la constancia, y obtener buenos resultados, es importante que nos tomemos el deporte como un momento de disfrute, y no como un sacrificio.

2) Se puede comer bien sin engordar
Continuar bebiendo y comiendo descontroladamente, como si no hubiera un mañana, no es factible. Ponernos a dieta estricta de la noche a la mañana tampoco. Como decían los romanos “en el término medio está la virtud”: comienza eliminando los refrescos y el alcohol entre semana. Si te gusta la cerveza, puedes comprar cerveza sin alcohol, que solo tiene 20 calorías. También puedes tomar tónica con limón. Por lo que respecta a la comida, evita los quesos grasos o curados, y los embutidos, optando por los quesos frescos. Asimismo, reduce la cantidad de pan y aceite.

¡No renuncies a un buen plato de pasta, que lo que engorda es la salsa! Modérate sin castigarte, sólo así podrás conservar el deseo de estar en forma.
El secreto para una dieta equilibrada es ingerir más verdura y fruta, así como comer a menudo y variado. Lo ideal es tener siempre en el plato un mínimo de 200 gr. de verdura, 150 gr. de proteínas y 60/70 de carbohidratos; como merienda, elige fruta y yogurt, y desayuna pan integral tostado con un poco de mermelada y una taza de café o té.
¡Bebe mucha agua y cocina platos más apetitosos con alimentos más sanos!

3) Cuida la piel sin dañarla
Para mantener el bronceado del verano sin tener ese efecto sucio y apagado, es necesario hidratar la piel por dentro y por fuera, beber mucha agua y no usar productos exfoliantes, ayudando a las células a conservar el agua, y ralentizando el proceso natural de renovación celular. Pero, al llegar al otoño es mejor iniciar esta regeneración celular con un scrub o un peeling, evitando de este modo que, a la larga, la piel parezca apagada y seca.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*