fbpx

Los pómulos o malares son los huesos que dan sostén a la mejilla, proporcionando elegancia y sensualidad al rostro. La malaroplastia (o cirugía de pómulos) corrige la falta de proyección o simetría de los pómulos, que pueden dar un aspecto cansado al rostro.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La malaroplastia se acostumbra a realizar mediante el implante de una pequeña prótesis de la forma y tamaño oportunos en la zona de los pómulos. Dicho implante normalmente se coloca mediante una pequeña incisión realizada en el interior de la boca (invisible), por lo que las cicatrices posteriores estarán completamente ocultas.

No obstante, en la actualidad, puede ser que el cirujano estime oportuno no utilizar una prótesis, usando en su lugar la propia grasa corporal del paciente (que aporta una naturalidad óptima al resultado), un implante de silicona, o alguna sustancia sintética. La elección de uno u otro sistema depende de tus expectativas y lo que el cirujano estime más conveniente para tu caso concreto.

¿CÓMO ES LA RECUPERACIÓN EN UNA INTERVENCIÓN DE MALAROPLASTIA?

– Podrás padecer una ligera hinchazón durante unos días que afectará ligeramente la movilidad de los labios.
– Los puntos se reabsorberán solos al cabo de 7-10 días.
– En pocos días el implante deja de notarse y se incorpora de forma totalmente natural.
– Las complicaciones son muy excepcionales y se centran más en desplazamientos o mal posiciones que requieren la reposición del implante.

¿CÓMO ES EL PERFIL DEL PACIENTE?

Existen diferentes perfiles. Se puede desear aumentar el volumen de las mejillas porque la persona tiene poco volumen y desea incrementarlo o bien, por una pérdida de volumen, que puede ser producida por el paso de los años o por perder peso de forma excesiva.

¿DÓNDE SE REALIZAN LAS INCISIONES?

El tipo de incisión varía en cada paciente. Existen diferentes técnicas para realizar una Malaroplastia. Se puede realizar la incisión en la mucosa bucal, entre el surco formado por el labio superior y las encías. O bien, se pueden colocar las prótesis malares a través de una incisión en la conjuntiva palpebral.

¿QUÉ TIPO DE ANESTESIA SE UTILIZA?

La Malaroplastia se puede realizar bajo anestesia general o local con sedación. La intervención apenas dura 30-45 minutos y el paciente puede volver a casa al finalizar la intervención.

¿CUÁLES SON LOS CUIDADOS POSTQUIRÚRGICOS?

– El Cirujano Plástico le recomendará los medicamentos específicos que se deben consumir.
– Al dormir, se recomienda estirarse boca arriba y tener cuidado con la zona que se ha tratado.
– Se puede realizar ejercicio cardiovascular a partir del primer mes, pero ningún ejercicio que implique contacto físico por un periodo de tres meses.

¿CÓMO SON LOS RESULTADOS DE LA MALAROPLASTIA?

El resultado varía en función de los intereses de cada paciente. Pero a nivel general, esta intervención rejuvenece el rostro y aporta simetría a la zona facial.

PRECIO DEL TRATAMIENTO
Desde 2.650€