Ácido Hialurónico

Presente de forma natural en la piel, el ácido hialurónico desempeña un papel fundamental en su mantenimiento. Hidrata la piel, garantiza su elasticidad y su firmeza para darle un aspecto liso y homogéneo.

Con el paso del tiempo, la cantidad de ácido hialurónico presente en el cuerpo disminuye y, entre los 40 y los 50 años, nuestro cuerpo ya ha perdido el 50% de su contenido en ácido hialurónico*.

Por este motivo, con la edad, las mejillas y los pómulos empiezan a marcarse. Algunas arrugas, hasta el momento inexistentes, empiezan a hacerse visibles. El óvalo y el contorno de la cara cambian y la armonía global del rostro disminuye.

Propiedades

  • Ubicuo
  • Biocompatible, no inmunógeno.
  • 100% de origen no animal: no alergénico, no es necesario realizar una prueba de alergia antes de la inyección.
  • Producto reabsorbible con el tiempo.
  • Producto biodegradable de reabsorción cutánea progresiva y completa en agua y CO2.
  • Elevado poder hidratante puede absorber hasta 1.000 veces su peso en agua.
  • Viscoelástico: mantiene la elasticidad de la piel. Las propiedades físicas de los geles de ácido hialurónico dependen del peso molecular, de la concentración y del grado de reticulación.
  • El ácido hialurónico reticulado forma una red densa y tupida.

¿PARA QUE TIPO DE ARRUGAS SE RECOMIENDA EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

Las zonas más comunes en las que se aplica son:

  • Contorno y comisura de los labios.
  • Volumen labial y facial (pómulos).
  • Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
  • Surcos nasogenianos (líneas de expresión a ambos lados de la nariz y la boca).
  • Patas de gallo.
PRECIO DEL TRATAMIENTO
Desde 250,00€