fbpx

Tratamientos para el tercio superior facial

Tratamientos para el tercio superior facial
junio 15, 2021 EsteticaPilo
In Blog

El envejecimiento de la cara es un proceso tridimensional que afecta a los huesos, los músculos, el tejido adiposo y la piel por igual. Este proceso de envejecimiento tridimensional es resultado de los efectos combinados de hipotrofia, pérdida de volúmen facial, reabsorción ósea progresiva, elasticidad del tejido disminuída, disminución de la síntesis de colágeno, elastina y ácido hialurónico; y de la fuerza de gravedad. También se puede observar la presencia de alteraciones en la textura de la piel y en la relajación muscular.

El rostro puede dividirse en tres secciones horizontales: el tercio superior, el tercio medio y el tercio inferior. En una persona joven hay una proporción perfecta entre estas tres partes, que sin embargo se altera por el proceso de envejecimiento: esto determinará el alargamiento del tercio superior y el acortamiento del tercio medio, como consecuencia de la pérdida de tejido óseo y cartilaginoso, así como la caída de los tejidos blandos; y una reducción de la altura del tercio inferior por la pérdida de las estructuras óseas maxilares y mandibulares, adelgazamiento de la piel y tejidos subcutáneos, y un aumento en el ancho debido a la caída del tercio medio. De forma similar, la grasa subcutánea se modifica de diferentes maneras y en diferentes tiempos dependiendo de los distintos compartimentos anatómicos en los que se subdivide.

Las capas superficiales y subcutáneas de la piel se vuelven más delgadas con el tiempo. En particular, es posible observar un proceso de adelgazamiento después de los 20 años; se cree que la causa es la reducción de colágeno en la dermis. También se produce una pérdida de las fibras elásticas con una consiguiente reducción de la elasticidad de la piel.

Además, los factores externos como el tabaquismo, la exposición al sol y la fuerza de gravedad tienen un impacto sobre la piel, así como los cambios hormonales (menopausia), que conllevan a la aparición de arrugas e irregularidades de la superficie cutánea, alteraciones de la textura y de la pigmentación de la piel.

Con el tratamiento adecuado podemos retrasar la aparición de estas arrugas, o suavizarlas una vez se han establecido.

También la actividad muscular repetitiva determina inicialmente, la aparición de líneas finas que son al principio perceptibles en la fase dinámica, pero con la edad se vuelven más visibles y profundas también en reposo.

TRATAMIENTOS DE MEDICINA ESTÉTICA PARA EL TERCIO SUPERIOR FACIAL

El tercio superior facial se caracteriza por tener una importante actividad muscular que genera con frecuencia, arrugas dinámicas de expresión, como consecuencia de los movimientos expresivos faciales, que se pueden ir acentuando con el paso de los años, y observarse también en reposo como “arrugas estáticas”. Se localizan en la frente, el entrecejo, la zona externa de los ojos (“patas de gallo”) y dorso de la nariz.

El tratamiento del tercio superior facial con Toxina Botulínica tipo A es en nuestra opinión el “Gold Standard”, tanto para la reducción de las arrugas miméticas como para el levantamiento de las cejas.

La toxina actúa de forma selectiva y relaja la expresión del rostro. Si se aplica correctamente, el rostro no pierde expresividad. Su efecto se muestra a los tres días, aproximadamente de haber sido inyectada. Su duración oscila entre los cuatro y los seis meses, por lo que es necesario someterse al tratamiento dos o tres veces al año.

El proceso de envejecimiento facial, también conduce a un ahuecamiento progresivo del tejido subcutáneo en áreas como la frente, las cejas, las zonas temporal y superior del párpado, haciendo más evidentes las estructuras anatómicas subyacentes (contornos óseos, vasos sanguíneos).

Se pueden utilizar rellenos dérmicos y subcutáneos, solos o junto con técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas (blefaroplastia, hilos tensores, láseres, peelings químicos), para levantar y mejorar la calidad de los tejidos blandos y de la piel de ésta zona.

Una cuidadosa selección del ácido hialurónico más adecudo evita que aparezca la irregularidad cutánea y, al permitir una distribución homogénea en la corrección de defectos, nos permite obtener resultados satisfactorios que son muy naturales.

Dra. Claudia Serrano (COMB 49945)