Microinjerto capilar

La alopecia es uno de los problemas estéticos que quizás afecta tanto a hombres como a mujeres. En Centro PILO realizamos infiltraciones capilares con vitaminas necesarias para estimular el crecimiento del cabello. Pero ¿qué hacer cuando ya no hay cabello para estimular su crecimiento?

El microinjerto capilar es la única manera de conseguir tu propio cabello en zonas despobladas y no volver a perderlo nunca más. Sí, has leído bien, sin volver a perderlo nunca más.

El pelo que se implanta, ya que es extraído de nuestro propio cuero cabelludo, está extraído de zonas donde el cabello no cae, por lo tanto, cabello implantado, cabello que no vamos a perder y que siempre va a seguir ahí.

Trabajamos con dos técnicas, siempre bajo la supervisión de la doctora cirujana, que es quien decidirá, junto con el paciente, cual es la mejor manera de realizar el microinjerto.

Técnica FUE

Una de las técnicas consiste en extraer uno a uno cada uno de los pelos que posteriormente serán implantados allí donde se necesite. Es una técnica que conlleva muchas horas, pero el resultado es espectacular. Esta manera de proceder se hace normalmente en hombres, ya que se tiene que rapar la cabeza antes de hacerlo, y no queda ningún tipo de cicatriz, por tanto, podrán cortarse el cabello tan corto como quieran, que no les va a delatar ningún tipo de marca.

Técnica FUSS

Es la segunda técnica que realizamos, que consiste en extraer una parte del cuero cabelludo. De esta zona de cuero cabelludo se extraerán todos los pelos que se encuentren, que estos serán los que posteriormente se implanten allí donde se necesiten. Una vez extraídos todos los pelos del cuero cabelludo extraído, éste se cose en la zona de donde lo hemos extraído.

Este último método se utiliza en mujeres, ya que sí deja cicatriz y con el cabello largo podremos taparla posteriormente. La cicatriz que deja es por la parte de cuero cabelludo que quitamos y posteriormente cosemos. El implante en sí no deja ningún tipo de marca.

VENTAJAS DEL MICROINJERTO CAPILAR

– El paciente es el propio donante.
– No existe posibilidad de rechazo del cabello implantado.
– Sin tratamientos posteriores.
– No es necesaria hospitalización.
– Es una cirugía menor, para la que se emplea anestesia local.
– El pelo implantado es para toda la vida.
– Resultados totalmente naturales.
– Única técnica científicamente comprobada.

POSTOPERATORIO

El cuerpo reconoce el microinjerto como propio al realizarse con su mismo cabello por lo que no surgen problemas de rechazo. Las cicatrices son imperceptibles, las incisiones necesarias para colocar un microinjerto son mínimas, se forma una minúscula costra parecida a las producidas en un afeitado, enseguida el cuerpo reconoce el injerto como suyo propio produciendo la circulación vascular para alimentar al injerto ayudando a que este sobreviva. Los primeros días se debe utilizar un champú antiséptico, y evitar hacer ejercicio físico, tomar el sol o el uso de saunas, pasada una semana después de la intervención se retiran los puntos de la zona donante.

RESULTADO

Al trasplantar la unidad folicular este cabello se mantendrá fuerte y sano tal y como estaba en la zona de origen, este cabello esta genéticamente programado para no caer, al cabo de un tiempo proporcionará una nueva cabellera permanente. Después de un periodo de adaptación de entre tres y cinco meses los folículos comenzarán su crecimiento, pueden crecer hasta un centímetro por mes, los resultados estéticos se pueden ver a partir de los doce meses cuando los cabellos injertados han adquirido mayor consistencia y grosor.

Una vez injertado, el pelo no se caerá. Ha sido extraído de la zona donante (normalmente, la zona posterior de la cabeza o nuca) y, por sus características, es un pelo que no está preparado genéticamente para caerse. Seguirá creciendo y actuando como si estuviera todavía en la nuca. Además, al tratarse de un injerto del pelo del propio paciente, no hay posibilidad de rechazo, lo que garantiza el éxito del tratamiento.

¿A QUIÉN ESTÁ DIRIGIDO?

– Varones o mujeres con alopecia androgénica.

– Mujeres u hombres que quieren reforzar o cambiar la primera línea de cabello.

– Personas con alopecias cicatriciales.

– Pacientes con alopecia tras una intervención quirúrgica, por ejemplo, luego de procedimientos de lifting.

– Personas que se quieren restaurar o engrosar las cejas y barba.

– Personas que necesiten tratamientos post radioterapia, post quimioterapia o que hayan sufrido accidentes graves o quemaduras con pérdida de cabello o vello en su cuerpo (cejas, pestañas, cabello, pubis…).

PRECIO DEL TRATAMIENTO
Desde 3.250€